domingo, 15 de julio de 2012

Pulseras Rojas: una obra maestra

Después de este parón post-exámenes y obligado por mis neuronas derritiéndose con el calor, qué mejor manera de rescatar a mi blog de tele, series y pelis (mi ojito derecho) del olvido que hablando de seis chavales muy muy especiales. Llao, Jordi, Cristina, Ignasi, Toni y Roc. Los que componen las Pulseras Rojas (Polseres Vermelles en catalán, idioma original de la serie).


Estrenada hace ya varios meses en la televisión autonómica catalana, varios bloggers nos enganchamos a ella viéndola en V.O.S.E, incluso más de una vez como es mi caso. Yo la he visto ya dos veces, la primera vez la terminé a finales del año pasado y ya la he vuelto a revisionar en esta primera mitad del 2012. Además la estoy viendo con mi madre ya que ahora Antena 3 está emitiéndola desde el pasado lunes. Además de la opción de verla tanto en catalán con subtítulos como doblada al castellano, aunque a mí el doblaje me suena un pelín extraño, todo hay que decirlo (ya sabéis que me gusta ver las cosas en su idioma original).

¿No conocéis todavía de qué va este maravilloso canto a la vida? Porque Pulseras Rojas es una obra maestra desde el primer hasta el último minuto, y eso que esta ha sido su primera temporada. Ya se está rodando la segunda, aunque eso implica que todavía tendremos que esperar para verla (qué remedio, revisionaremos de nuevo la primera temporada una y otra vez). Pues Pulseras Rojas trata de la vida y también de la muerte. Trata de seis chicos en un hospital, cada uno con sus problemas (cáncer, trastornos alimenticios, fracturas, problemas de corazón...), de los médicos y enfermeras que les tratan, de los celadores que les intentan hacer la vida más llevadera, de los demás enfermos que les rodean... Trata de cómo afrontan la vida desde su nueva perspectiva vital, de cómo afrontan la amistad que se crea entre ellos casi sin darse cuenta. Todo es mucho más intenso allí, y Pulseras Rojas no lo es menos. Es una serie tan intensa que puedes pasar de la risa al llanto en el mismo minuto.

Cada personaje es absolutamente fantástico, con todos sus puntos buenos y malos, sus zonas grises como la misma realidad. El guión, obra de Albert Espinosa, es magnífico, así como los planos, la ambientación, cada detalle está perfectamente cuidado. Albert Espinosa es también el guionista de la película Planta 4ª, que yo ya conocía de haberla visto cuando se estrenó hace años, y ha basado ambas historias en su propia vida y en su propia experiencia luchando contra el cáncer.

Como no quiero spoilear nada acerca del argumento, porque creo que Pulseras Rojas es una serie a la que hay que acercarse sin saber más que lo imprescindible, sólo puedo repetiros que le déis una oportunidad si todavía no lo habéis hecho porque es una auténtica obra maestra. No os arrepentiréis de haberlo hecho.

4 comentarios:

  1. Hola! : )

    Yo me perdí el doble estreno la semana pasada en antena 3. Solo vi un trozo de pasada. Mi hermana si que la vio y le gustó muchisimo, así que seguramente me bajaré los dos primeros capítulos y a partir de ahí la seguiré por la tele.
    En varios blogs que he leído sobre ella, la ponen por las nubes, así que habrá que verla.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Y en esto que estaba un productor de televisión sesteando en su despacho, cuando de pronto se despierta y se le enciende la bombilla: "¡NIÑOS CON CÁNCER! ¡NOS VAMOS A FORRAR CON ESTO!". Y nosotros, como idiotas, a seguirle el juego...

    ResponderEliminar
  3. No me extraña que la serie le haya gustado a Spielberg, un cineasta tan sutil que cuando se sale del terreno que conoce, el cine de aventuras, y se pone trascendente sólo le falta añadir al final de sus películas una voz en off gritando: '¡Llorad, cabrones! ¡LLORAD!', para que nos quede claro que estamos viendo una profundamente emotiva y conmovedora.

    ResponderEliminar
  4. A los dos anónimos: si no os gusta la serie no la veáis pero no vengáis a decir tonterías aquí como si a alguien mas le importara vuestra opinión y si tan así sois o eres al menos da la cara con un nombre. Ale a pastar

    ResponderEliminar